6.1.10

love internet

El otro día salí con mi novio y tuvimos una experiencia bastante meca relacionada con la curiosidad.

Con el fin de satisfacer nuestras ansias de conocer lugares nuevos en el aburrido Chihuahua -así es, aburrido a pesar de tanta matanza- generalmente vamos a bares de mala muerte donde, claro, sean admitidas las mujeres, porque según me han contado, hay bares exclusivos de los batos y ahí todavía tienen canales que sirven de escupideras. Ya saben. Esos pequeños riachuelos de babas que están muy cerca de la barra. Según yo, también hay otras escupideras que son tipo frascos de bronce y debieran hacer un sonido bien particular cuando uno da en el blanco. Pero bah, yo por qué hablo de eso? si nunca en mi vida femenil he visto una de esas cosas. Al menos no en persona.

Total, les decía... Llegamos a un bar que está ubicado en la colonia Industrial, el llamado "Salón verde" y prometía ser sports bar...

Acto seguido: imagínenos a mí y a Miguel, pareja de 21 años de edad, rodeados de varios sujetos que respondían a tres tipos. a) El señor con cachucha, pantalonera y panza chelera. b) El sombrerudo y botudo con panza tequilera. c) El pachuco que está como colita de perro (hasta atrás) y con una pancilla mezcalera. Bonito escenario en la colonia Industrial, zona que se caracteriza por sus constantes apariciones en la nota roja, ya sea por riñas, asaltos o venta de drogas.

La verdad es que todo estaba en sospechosa calma, y de vez en cuando entraban algunos batillos locos con un sombrerudo a intercambiar calurosos, aunque breves, saludos de mano. Changos...

En una de esas, justo frente a mis ojos, el señor con el que todos los pachucos hablaban tiró una bolsa pequeña, amarrada de una forma muy particular, con una extraña materia color blanca o crema en el interior. Creí que había sido la única que lo había visto, pero otro ebrio que estaba sentado a unos tres metros de distancia, a mi izquierda, también la había visto. Así que ahí estábamos. Observando como que no quiere la cosa, aquel extraño envoltorio.

A los pocos minutos le dije disimuladamente a mi novio que se le había caído una bolsa a un goey. Le hice señas según yo encubiertas con astucia. Pero seguía sin poder verlas. Y la verdad es que con él no se puede ser disimular.

-¿Qué es? -me preguntó.
-Pos qué crees! -respondo.
-¿A ver?

y téngale, que en eso el Miguel se levanta a revisar la bolsa.

Y yo: nooo!

Y el batillo de la otra mesa todo curioso viendo.

Y pues ya, se volvió a sentar en la mesa pero ante mi negativa tuvo que dejarlo donde estaba.

A los pocos minutos otro sujeto, de cachucha y que estaba morreando con una de las meseras, pasa por ahí, se percata de la presencia del objeto y lo patea lejos, con el afán de tomarlo también. Claro que el mono que lo vio primero, junto conmigo y ahora Miguel, vigila cada uno de sus movimientos.

Y así se estuvieron (nos estuvimos) viendo el ir y venir del paquete. Otros lo patearon sin darse cuenta, mientras los otros dos monos no le apartaban la vista.

Pasaban los minutos y nuestra curiosidad se iba incrementando. ¿Qué podría ser aquella extraña bolsilla?

Pues nada. Le dije a Miguel: "ya no aguanto la curiosidad. Voy al baño, y cuando salgamos, tomamos la bolsa y nos vamos". "Sobres", dijo él.

Fui al baño de morras, bastante decente la verdad, pero estaba cerrado por dentro. Tontería. Salí. Miguel en posición de levantar el envoltorio. Nos fuimos con la bolsa ante la mirada atónita de los otros curiosos.

Ya en el carro lo revisé mejor y... chacachacán! Pues ya se las huelen no? Desde el principio dije que estaba muy meco jaja... Pues eran cáscaras de semillas! Jajaja, tanta curiosidad para nada. Pero al menos no nos quedamos como los otros. Con la curiosidad.

Pero bueh, qué se le va a hacer a ese vicio. Es parte de la naturaleza de todo ser humano. Desde chiquillos somos unos metiches y curiosos, pero conforme nos creemos más nerdos e inteligentes esa extraña inclinación va desapareciendo, o, como en mi caso (y supongo que en la mayoría de ustedes) se transforma a una variable más morbosa. Interés por las drogas, las nuevas sensaciones, el sexo, los chismes, etcétera. Que quizás sean más graves pero buehh... Y es que primero empezamos con cosas mínimas, pero luego nuestra curiosidad se acrecenta, convirtiéndose de algo inocente a un interés insano por ciertos acontecimientos desagradables. Pero ahí estamos. No por nada a mucha gente le encanta ver las churronovelas, ahí "recreándose" con las desgracias de libretos mediocres. O como dije hace poco en mi tuiter. "El pedo con las drogas es como con el sexo. Un día dejas que tu morra te meta el dedo en el ano, al otro te metes desarmadores por el pito".

Por mi parte yo he encontrado mi "recreación" morbosa en diversos lugares del internet. Ohh sí, el internet... Mi casa, mi santuario, mi existencia. Ejem... Pero bueno, aunque supongo que muchos de estos sitios ya los conocen, me encantaría proporcionárselos a continuación. No están en orden de preferencia, para nada, nomás, eso sí, el primerito es el que más cotorro se me hace.


eFukt.com



Vean la imagen del tipo en el logo. La mirada morbosa, el título: eFukt. Cuando uno ingresa el eslogan es "porn you wish you never saw". Y para los corazones de pollo, así es. Yo, por mi parte, regreso ahí cada semana. Con decirles que hasta me he inscrito en el foro de eFukt y créanme, son una comunidad de agradables geeks morbosos como yo.


AscoDeVida.com

Una web muy conocida por algunos adictos al internet como yo. Si creen que su día ha sido malo, o que su vida es una mierda. Cámara... Puede ser peor. Aquí la gente ama publicar sus desgracias, y los morbosos, amamos leer su asco de vida. Aunque neta... Algunos están para llorar. Por lo pronto aquí los dejo con uno que, particularmente, me ha dado mucha risa. Pero una risa un poco culpable... Un poco nada más.

Hoy, y desde muy temprano en mi niñez siempre fui discriminada por fea. Atravesé dolorosamente la pubertad y la adolescencia siendo insultada pese a mis mayores esfuerzos. Cuando al fin llegué a la Universidad mi vida cambió, conocí al hombre ideal y comenzamos una relación. Estuve locamente enamorada por años, hasta que me dejó, confesándome que me encontraba feísima. ADV


4chan



4chan... Qué es 4chan? Un nombre bastante mencionado en la comunidad geek. Pero igualmente, morboso. El concepto es sencillo pero igual aborda el anonimato del internet desde una perspectiva todavía mucho más anónima. Es un foro. Nadie tiene username, nadie debe registrarse, nadie se relaciona realmente. Puedes subir lo que quieras. Y eso, es lo que lo hace morboso. Les voy a mostrar una imagen bien cotorra que me he encontrado por ahí, y que explicará un poco más.




This is why you are fat: Where dreams become heart attacks.


¿Por qué no puedo bajar de peso? ¿Por qué tengo estas terribles lonjas que me cubren los genitales? ¿Por qué no puedo marcar un botón a la vez en un teléfono celular?
¿Aún no lo sabes? Entra. Me reservo las imágenes.



Fat-Pie.com



Si te gustan las animaciones bizarras, oníricas y morbosas, éste es el lugar indicado para ti. Con personajes cotorrísimos como Salad Fingers, Burnt Face Man o The Meadow Man. Mi animación preferida es la de "Dog of man". Sale un perrito!



Failblog.org

Porque a todos nos gusta ver cómo la cagan los demás. Para eso está FailBlog.




pr0n... no podía faltar...

¿Cansado de sitios como red tube? Entra a este lugar, según me han dicho, los videos cargan rápido, duran más de 30 minutos y tienen calidad.



Gore

Te gustan todas esas imágenes que te darán pesadillas? Buehh, tú te lo has buscado. Chingos de sitios por la red.

cadaver.org
rotten.com
crimelife.com
celebritymorgue.com


Bueno, éso es todo... Si tienen más lugares morbosos por la red, avísenme. Con gusto los visitaré día tras día :B

3 comentarios:

gATIIO dijo...

4chan, sniff.

Payoman dijo...

amo TIWYF... hay varios platillos que si me como jejejeje...

Anónimo dijo...

Morbosa, me acabo de correr la paja te lameria el orto.