7.12.10

Juaritos de mi vida y de mi corazón.

Qué tal lectores. En estos momentos me encuentro en las tierras de Sardina, en la ciudad más violenta de *inserte aquí Chihuahua, País, Mundo*, en donde hace unas horas hubo un intento fallido de fuga de un goey al que finalmente le dispararon en la cabeza. Yo no leo noticias, esto me acabo de enterar por mi hermano y los encabezados del periódico que aquí venden y cuyos relatores amarillistas no se tientan el corazón para publicar notas como "LA HACEN GARRAS". (Justo en estos momentos escucho varias patrullas... momento, ya se silenciaron) En fin, ya para no hacérselas más larga, estoy en Ciudad Juárez, y sin visa. Aunque en realidad eso no me molesta, lo único que hace "horrible" a Juárez es el hecho de encontrarse a un lado de gringolandia.

En fin, fuera de eso, permítanme contarles por qué me encuentro yo aquí. Lo que pasa es que ya soy parte de la fuerza laboral de nuestro país y me pagan el hotel y la comida para venir a prestar mis servicios en este lugar. Todos mis compañeros están temerosos, pero bueno, es normal digo... justamente entrando vimos una congregación de federales atendiendo tal vez un caso sangriento.

Lo que más me ha llamado la atención de este lugar ha sido principalmente eso: el ambiente de tensión que se vive y que, a pesar de intentar llevar una vida normal, es casi imposible. Algunos ya sea por morbo de la situación, otros tal vez por paranoia. Cualquiera que sea la razón, yo pienso que no puedes caminar por las calles de Juárez sin estar alerta a tu alrededor.

2 comentarios:

NaDu dijo...

:D
tengo insomnio y vine a una de tus casas donde escribes, duh.

Gatiio dijo...

me saludas a la sardina. y no sea llorona que a muchos nos toco.