22.8.09

Continuación :D

Para leer el post anterior, clic aquí

Pues la verdad no iba a continuar con la maravillosa y morbosa historia de Carlo, hasta que vi que tuve seis comentarios, no puede ser. De hecho una amiga me dijo que recapacitara y no publicara la historia de Carlo porque lo dejaría en vergüenza, (lo cual demuestra que este sujeto es una persona por la que casi todos sienten lástima) y casi, CASI me convence, porque casi me hace sentir remordimiento. Pero buehh, creo que no hace daño si nadie sabe quién es.

Como les iba diciendo, con el propósito de "salvar" la "amistad" que compartíamos, invité a Carlo y a Saris a un lugar llamado el Toto (nombre también cambiado, aunque bastante obvio a mi parecer) a una fiesta de espuma. Así que ahí estaba Carlo, con sus bermudas de ñor, huaraches de teto y un sombrero fashion que en la cabeza de cualquier otra persona hubiera quedado espléndido. "Ohh, además traigo toallas para secarnos en cuanto salgamos". Vaya vaya, qué precavido. Cualidad de la que carecen los chavos de verdad.

Llegamos a eso de las 9.45 pm al Toto, que por cierto estaba bastante vacío, obviamente. Así que fuimos por unos elotes Rafa. Neta, los elotes más caros de toda mi existencia, por comprar tres me cobraron 76 pesos. Pero cuando uno va con compas, no hay pedo. Así que nos los comimos muy contentos. Por cierto que el bato que me vendió los elotes me dijo "mi amor" e intentó acariciarme la mano mientras me entregaba los elotes, porque la presencia masculina de Carlo no sirve de mucho. Y menos si se hace pato intentando conquistar a una mona mientras él sólo habla y habla y habla x 10 a la 100000000 en notación científica.

Luego de eso nos dirigimos al Toto, donde estaban vendiendo cerveza caguama. Todo muy agradable, el Carlo se sentía bendito bailando junto a dos mujeres, yo creo nunca le había pasado algo así porque se emocionaba cual hambriento ante una torta de lomo. Finalmente cayó la espuma, nos mandaron una bebida (nótese nuevamente la imponencia de la presencia masculina de Carlo) y el goey emocionadísimo viendo bailar a Saris. Claro que el mono, por estar tan metido en su rol de niño que juega en la espuma, no se dio cuenta de que los coqueteos de Saris se dirigían a los ojos de otro joven que también le estaba haciendo ojitos.

En una de esas idas al baño de morras, Saris me dijo: me tengo que morrear a ese chavo.

Ese chavo resultó ser un conocido mío. Trabaja de conserje en una escuela. Yo pensé: vaya, no hay pedo, también los conserjes tienen su corazoncito.

Al regreso, Saris y el conserje se pusieron a platicar muy felices y yo continuaba bailando y pisteando. Carlo muy interesado y sin aparente molestia alguna me preguntó por aquel que consideraba su "rival". Le comenté que era un compañero de trabajo de Saris, también en ese momento le dije que ya no comprara cerveza, y a ver cuánto iba a ser, pagó el mismo la cuenta $120 pesos.

En eso estaba cuando oh no, nuevamente urgencia de ir al baño. Al ver a mi amiga muy entretenida en su conquista, decidí ir sola.

Pues me creerán que no me tardé ni 5 minutos, cuando de pronto veo la escena de un beso muy apasionado entre Saris y el barrendero. Como buena amiga que soy me emocioné ante tal evento. Miré hacia todos lados y no veía a Carlo por ninguna parte. Hasta que me acerqué a la barra y ahí estaba, con su sonrisa de Juan Topo y las manos en los bolsillos. Ahí supuse que estaba asumiendo su pose de derrotado. Denigrantemente derrotado por un conserje, OMFG. Creo que ahora entiendo el enojo de Carlo! :B

De hecho aquí empieza la bitácora del aracle de OCHO HORAS.


12.10 am:
Se desarrolló el siguiente diálogo que no era más que una breve manifestación del papel de "soy Bambi y mataron a mi mamá" que Carlo estaba interpretando.

Carlo: ya me voy
Pollito: no manches Carlo, otra vez? (y digo otra vez porque ya en otra ocasión le habían bajado a la mona que según él se quería morrear y asumió su papelito Bambi)
Carlo: es que no manches, ve a Saris
Pollito: mm... qué tiene?
Carlo: pues ve cómo se está portando.
Pollito: No manches, pues yo digo que ella puede hacer lo que quiera, o sea, todos venimos en plan de compas.
Carlo: no pues se supone que viene con nosotros y se pone a besuquearse con otro chavo bla bla bla bla... Te vienes conmigo?

Obviamente no iba a estar sola con ese loco.

Pollito: no pues, si ya no quieres estar aquí, déjame le digo a Saris que vayamos al At Leia , al cabo ya habíamos quedado y sirve que tú platicas con la mesera que te gusta (CUIDADO! chica rubia de cabello corto y lentes enormes)

12:15 am:
Interrumpí a Saris de su ritual amoroso para comentarle la situación. Ella estuvo de acuerdo en que nos fuéramos al At Leia pero primero debía decirle al chavo de la escobita para ver si quería ir también. Le tomó alrededor de 5 minutos despedirse de él y Carlo estaba perdiendo la paciencia, al punto de llorar. Todo mequer.

12:20 am:
Convencí a Saris de que nos metiéramos en la fuente para quitarnos toda la espuma. Carlo quería jugar a agarrar a Saris por la cintura para bañarse eróticamente con ella. Objetivo no logrado.

12:40 am:
Luego de hacer nuestro aracle buen plan, de estamos chavas y se nos hace fácil (ya saben, música a todo vuelo, cabezas por el quemacocos) terminamos en el At Leia. Carlo compró 3 cervezas más a pesar de decirle que ya no había baro. A quién le dan pan que llore no?

12:43 am:
Saris y yo fuimos al baño y a nuestro regreso estaba un ruco tirándome el can, también sacándole plática a Saris. Nótese nuevamente cómo impone Carlo Bambi.

12:45 am:
Al ver que Carlo no me beneficia para quitarme de encima alruco que me tira el can, decido alejarme de ahí y me voy con otros amigos a platicar. Ya saben, Chihuahua es un ranchote donde en cualquier lado te topas gente. Él claramente ni cuenta se dio y continuó platicando con Saris.

1:00 am:
Oh-oh... Conserje a la vista. En eso llega el chavo barrendero junto con su amigo y se encuentra con Saris. Yo me hice pato y que se solucionaran como pudieran.

1:01 am:
Carlo no hizo esperar su enojo y se llevó a cabo el siguiente diálogo, con una de las frases más ridículas que he escuchado en mi vida:

Carlo: Ya me voy
Pollito: No mameeees, por qué?
Carlo: Pues mira quién está aquí!
Pollito: Ya sabías que iban a venir, para qué te haces.
Carlo: No, no me imagino cómo fue que llegaron aquí.
Pollito: Pues obviamente ella los invitó.
Carlo: No pues, yo ya me voy porque aquí mi tiempo y mi dinero no están siendo valorados.

JAJAJAJAJAJA FRASE MECAAA!!

Pollito (aguantándose la risa): eh?? eso qué, pues si todos venimos en plan de compas no mames. Además cómo me vas a dejar sola? Arréglate tú con Saris, es problema de ustedes. Déjame ver pues si mis amigos me pueden dar ride para que te vayas mejor.

Les pregunté a mis compas y acá, venían en moto, pero uno dijo que sí me llevaba.

Pollito: No manches Carlo, o sea, venimos todos en plan de compas y no mames, cómo se te ocurre dejarnos aquí.
Carlo: bla bla bla bla bla.

Y se fue.

Obviamente le grité que era un pendejo.

Fui con Saris para avisarle que ya se había ido el Bambi. Luego ella sugirió que hablara con el chavo que traía el carro (amigo del mono que se estaba morreando) para que nos diera ride a las dos. Cosa que sinceramente no me pareció, ya que el sujeto, desde qeu estábamos en el Toto, no dejó de quitar su vista de mí. Horror!!! Le dije: simón, nada más voy a platicar con mis compas.

Me hice pato y me fui al baño a llamarle a otros amigos porque obviamente no me quería ir en moto a mi casa. Y ya, un amigo me dijo que simón, que él me hacía el paro. Así que yo más tranquila continué pisteando. De hecho el dinero que le iba a pagar a Carlo de mi parte de la peda, decidí gastármelo ahí, sin más ni más jaja.

1:12 am:
Cuando creí que todo era tranquilidad, recibo un mensaje muy ofensivo de Carlo, que decía así:

sálganse de ahí a la verga o entro y le parto la madre al pendejo ese.

Le dije que hiciera lo que quisiera. Ni que me importara.

1:13 am:
Carlo entró con su pose de enano toreador a hacérsela de pedo al barrendero. Me enojé y lloré de coraje y le dije que se largara, ya nos había dejado ahí, cómo era posible que nada más regresara para hacérsela de pedo. Claro que Carlo lo que quería, era sentirse hombre aunque fuera por media hora y pelearse. Al rato me valió madre y me volteé e ignoré todo lo que ocurría.

1:22 am:
De pronto ya no estaba ninguno de mis amigos, le pregunté a la mesera por los araclientos y me dijo que los habían sacado. Llamé a Saris y exageradamente (también se la mamó) me dijo que se estaban peleando los chavos en el estacionamiento de Cinépolis y que fuera porque ella no podía controlar a Carlo. La verdad que sentír responsabilidad porque bueno, Carlo era invitado mío... Uff... qué vergüenza. "Cámara" les dije a mis compas "voy por mi amiga Saris porque no puedo dejarla ahí sola".

1:24 am:
Cuando llego, no veo a nadie peleándose. Sólo una danza muy graciosa de enanos, uno de ellos sin camisa. Ya, le dije al morro de Saris que no fuera ridículo y se pusiera la playera, y al otro tonto que dejara de estar mamando. Para esto, lo que Carlo muy estúpidamente estaba reclamando eran los $120 que se había gastado en el Toto, porque había sido desperdiciado.

A ver chicos, es hora de hacer matemáticas de primaria.

Pregunta: Si salen 3 amigos y se compran X cantidad de caguamas, cuyo total es 120 pesos, cuánto dinero le toca de manera igualitaria poner a cada quién?

R: 40 pesos

Pregunta: si uno de esos amigos compró 3 elotes que le dieron un total de 76 pesos, ¿qué parte de esos cuarenta pesos le toca poner?

R: 15 pesos

Pregunta nefasta: considerando que Carlo dijo que le debía más dinero porque él le dio 5 pesos para pagar ese elote, ¿cuánto debía en realidad la persona que compró los elotes?

R: 20 pesos

Pregunta: En total ¿cuánto dinero se le debía pagar a Carlo? Contando el de la otra persona, y los 20 pesos de la persona de los elotes

R: 60 pesos

Pregunta bonus: Compare la definición de amistad con la de fajar -el usado en México- y describa sus diferencias.

Amistad.
1.
f. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Fajar.
8. intr. Méx. magrear (sobar). 1. tr. vulg. Sobar, manosear lascivamente a alguien.



Total, Carlo mañosamente reclamaba 120 miserables pesos de los cuales, le debíamos en realidad 60. Pero bueno, quizás para él son muy importantes sesenta pesos. No lo juzguemos por ello.

Y ya me está dando hueva otra vez, así que ahí nos vemos jaja

CONTINUARÁ II...


5 comentarios:

Shadow dijo...

A pesar del megatamaño del post, me dejas clavado con el suspenso... no mames. deberías de ser escritora

Gatiio dijo...

buuu. tu nomas estas jalando audiencia, como una mala telenovela de televisa. YA QUE SE CASEN LOS NOVIOS CHINGAO!

Pollitux dijo...

Ya vooooy ya voooy, qué creen que está bien pelada acordarse de todas las mecadas que hizo?

Aunque buehh, sí tiene nombre de churronovela

Carlo Bambi

Juancho dijo...

pero pero, y el encuerado estaba gordo? que risa jajaja...

Pollitux dijo...

jaja no, hasta eso no estaba gordo, pero estaba flaco... de esos flacos marcados jaja