27.8.09

The End

Para leer la primera parte, dé clic aquí

La segunda que es la crónica, aquí mero.

Recuerdo que la otra vez, una amiga y yo estábamos viendo la película de "Arráncame la vida". A ella le gustó mucho el chavo que interpretaba el papel del amante de la Ana Claudia Talancón, pero luego hice una comparación de su físico con el de Carlo y automáticamente dejó de gustarle. "Qué horror! Arruinaste todooo!"... Fueron sus palabras casi exactas, porque las de ella eran de mayor desagrado aún :P

Por cierto, ya me cansé de la bitácora :P

Nos quedamos pues en que Carlo llegó a hacérselas de tos a los acompañantes de mi amiga Saris y los sacaron a todos del At Leia. Yo mientras me quedé cotorreándola con unos compas y pisteando a todo dars, hasta que me di cuenta de su ausencia y sentí vergüenza por el problema que mi acompañante le estaba causando a mi amiga. ¡Santo Clos!

Les decía entonces que fui a ver a los monos que se estaban peleando y vaya Circo Atayde Hermanos que se armó ahí, la verdad. El tipo que iba acompañando a Saris (el conserje) se quitó la playera disque para pelear mejor e intimidar a Carlo. Lo que no sabe es que Carlo (desde mi punto de vista) tiene algún tipo de atracción hacia los baris, porque extrañamente, a todos los chavos que le presenté, les sacaba plática mejor que a las morras y los escuchaba, casi les bajaba el número de celular y hasta conseguía picharles algunas cervezas. Neeeta. Así que, igual que yo, ya se las habrán de oler.

Mientras ambos interpretaban una danza homoerótica-agresiva (tan extrañas algunas peleas de batos, juntan demasiado las caras y los cuerpos) yo me acerqué para burlarme. Qué extraño de mi parte. Resulta entonces que Carlo estaba reclamando los 120 pesos (de los cuales en realidad eran 60) que se había gastado en Saris y en mí esa noche. Porque, según él, estuvieron muuy mal gastados.

Ahora pónganse en mi lugar durante aquel momento. Imagínense a un zotaco urgido, francamente vestido de una manera ridícula, reclamando 120 miserables pesos, gritando como desequilibrado en medio de un estacionamiento, buscando pleito, que nos dejó abandonadas unos minutos atrás y que sólo regresó para pelearse, y peor aún... ¡NO SE PELEABA! Por que sí es muy macho para llamar de putas a tus amigas -porque no mostraron interés en él- y luego quererlas manosear por pendejamente pagar la peda, pero no tiene los suficientes pantalones para soltar un trancazo con otro zotaco igual.

Al principio era risible escucharlo en discusiones como la siguiente:

Conserje: es que no te entiendo, qué quieres entonces?
Carlo: Yo, esta noche que me la estoy pasando bastante mal, gasté 120 pesos en esas dos, y estuvieron muy mal gastados. No me importa si te las morreas a las dos, yo quiero mi dinero y ya.
Conserje: Ya te dije, no traigo el dinero aquí, vamos por los 120 pesos a mi casa que queda a unas cuadras de aquí y te los doy.
Carlo: Nooo! Yo los quiero yaaa!

Qué estúpido, ¿no? ¿De dónde quería que lo sacaran estos muertos de hambre?

Neta, al principio uno se carcajeaba, pero escucharlo decir tanta mecada, tanta incongruencia minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto tras minuto

AAAGGGRRHH!!

Alguien debía ponerle un chingazo, y yo sabía que no serían los rajados esos. Así que le puse unos trancazos y una cachetadilla jajaja mientras le dije que ya se callara.

Neta, ya estaba yo por irme a la chingada de ahí pero en eso llega la policía. Adivinen qué fue lo primero que dijo Carlo... Imagínenselo nada más con su actitud infantil... Así es:

"oficial, oficial... ella me pegó"

Todos reprimieron una risa. Hasta yo.

Uno de los policías se quedó con los zotacos mientras que el otro llegó a que le explicáramos la situación. Quien se hizo cargo de ello fue el amigo depravado del conserje a quien llamaremos Gabriel. Yaaa, le comentó que Carlo nos invitó a salir y que íbamos en plan de compas, pero que él esperaba morrearse a Saris pero que se la bajó su amigo, y éste reclamaba los 120 pesos que gastó.

"En serio?" Nos dijo el policía. "Dénle aunque sea 50 pesos para que se bote de aquí ya, mejor, porque no se va a tranquilizar".

"ya se los dimos" dijo Saris "pero al ratito los tiró allá por el estacionamiento del Bar y dijo que el dinero no era el problema".

"jaja, entonces qué quiere? Dénle ya el dinero y nos encargamos de que se vaya de aquí".

"Yo le doy los 20 pesos que le debo" Le dije mientras entregaba el dinero al policía.

Entre los otros juntaron 10 pesos (no puede seeeerrr) y en total fueron treinta baros. Claro que llegó otra desequilibrada con los polis quienes se hicieron pato y se fueron. Con todo y los treinta pesos jajaja. Así que el Carlo seguía en su labor araclienta. Me jaloneó y reventó un llavero precioso que yo tenía... snif... Siguió diciendo pendejada y media, me jaloneó mi manita, lo pateé entre las piernas y en una de esas se me acercó tanto que lo mordí jaja. Me arrepiento porque he llegado a pensar que lo pudo haber encontrado erótico.

Para esto, Saris ya le había dado 100 pesos mucho antes de que yo llegara pero el goey tiró el billete bajo el pretexto de que el dinero no era el pedo... MA'QUELA CHINGADA! (Claro que no, todos sabemos la verdadera razón de su aracle, y es que se alimenta de puñetas)

En este punto eran alrededor de las 2.15 am.

Decía tanta pendejada, y yo, obviamente, no me quedé callada. Lo que no entiendo es por qué los hombres se ofenden tanto cuando les dicen algo respecto a su falo. Créanme, ni aunque él tuviera el pito más grande del mundo, ni siquiera así me lo tiraría. Nadie, yo creo.

Entonces Saris se fue a buscar los 100 pesos que quién sabe dónde tiró Carlo, y mágicamente los encontró. SANTO ES EL SEÑOOOR! Le dieron el dinero y el goey mientras lo guardaba en la cartera, pinche bato, no se aguantaba las ganas de decir una pendejada, y no dijo una, sino varias, algo de lo mala amiga que yo era jajajaja. Ahh y algo refiriéndose a su pene. Estaba muy ofendido. Pero neta, con lo que la cagó fue:

"Quédate con tu puta, no vale ni los 120 pesos que pagué por ella".

Me dio tanto coraje, de ese que se te queda como un gargajo atorado en la garganta. No puedes hacer más que expulsarlo con todo el asco posible, obviamente. Y neta, lo que más gacho se me hizo es que Saris estaba a llore y llore por todas las cosas que le dijo. Y ya saben, soy el pollito metiche y vengador.

Tomé mi espray de pimienta, me acerqué con él a Carlo y le dije: "neta pinche Carlo, ya deja de decir mecadas". Claro que el goey seguía retando, hasta pegaba más el cuello al espray, y pues... vaya... Al cliente lo que pida.

Conste que ni le eché en la cara al meco, nomás le eché bien poquillo en el cuello porque nunca antes lo había usado. Ya, se hizo el valiente, luego se tiró al suelo mientras se quejaba escandalosamente. Ni al caso, eh? A mí me cayó en las manos y ni dije nada. Nomás me ardió poquillo pero me soplé y me aguanté.


Nos subimos al carro y nos fuimos mientras yo le decía tantas verdades sobre sus relaciones frustradas. FIN.





AHHH!!! JAJAJA MENTIRA!! AHI NO SE ACABAA

Nos subimos al carro del Gabriel porque nos dijo: "no se apuren, nosotros las llevamos a su casa". Estábamos por irnos cuando Carlo corre como desequilibrado detrás del carro y se pega al vidrio cual película de terror mientras profería:

"Brendaaa!! Mira lo que me hicisteee!!"

Me saqué de onda, me bajé del carro y el goey acá con la cara como que con rasguños o algo así y pequeñas manchillas de sangre

"ahhh cabrón jajaja" dije en voz alta.

Me cae que el pendejo se rascó, se talló o, en el peor y más posible de los casos, se lo hizo solo. Ya saben, para impregnar de tragedia el asunto.

Entonces se tiró al suelo otra vez mientras gritaba que lo ayudáramos y que quería agua... Afortunadamente, en su ignorancia (y en la nuestra) pidió agua. Días más tarde me enteré que cuando te echan espray de pimienta sobre la piel, lo que NO debes hacer es echarte agua porque sólo hace más grave la irritación. Según esto se debe echar vinagre o nada. Justicia divina, neta que sí.

Lo llevamos al Taco Diario donde casi lo corren porque pateó la puerta del baño y gritaba como trasvesti en pelea de gatas. Uff!... Total que seguía diciendo mecadas y que si ya conocía yo al conserje que él me hubiera cogido primero que a Saris y así, boberías sexuales que sólo pasan por la mente alguien con voto involuntario de celibato. Finalmente dijo que nos fuéramos y el conserje me dijo que le hiciéramos caso.

De ahí nos agarramos las curas ya en el carro del Gabriel y neta, el conserje vivía a unas cuantas cuadras de ahí. Fue por 100 pesos y se los dio a Saris porque, en sus palabras, le "dio mucha pena lo que pasó con Carlo y todo lo que le dijo". Volvimos a pasar por el Taco Diario donde minutos atrás (unos 7) habíamos dejado al aracliento. Y a que ni saben quée!! Estaba aplastadote, ya muy tranquilo, tragándose un montado.

De ahí llegué a mi casa y me mandan un mensaje de un número desconocido, diciéndome que le parecí una chica muy linda y que le había caído súper etc etc etc. Ni más ni menos que Gabriel. No le respondí y creo que agarró la onda. Al menos no resultó como Carlo.

Uno pensaría que dormí plácidamente esa noche. Pero no... Más tarde suena mi celular. Era Carlo diciendo que estaba afuera de mi casa y quería que saliera porque "esto no se iba a quedar así". Obviamente le marqué a un amigo que es policía, le comenté la situación y me dijo: "te mando una patrulla ya"... Y yo: "nooo, espera a que salga, es que me da lástima" De cualquier modo le dije que me marcara en 10 min por si se requería su intervención.

La verdad es que llegó para reclamar principalmente tres cosas:

1. Que le hubiera echado gas pimienta (nuevamente, al cliente lo que pida).
2. Que lo hubiera dejado en el Taco Diario (nótese que, insistentemente, nos dijo que nos botáramos)
3. Que dijera cosas ofensivas sobre su falo. (jajajaja, yo creo fue la que más le caló)

Y a todo esto, quería tener una seria plática con mis padres (a las 4 am) sobre el uso que yo le daba al espray de pimienta. Por que él, mi amigo del alma que siempre cuida de mí, no merecía ese trato de mi parte, y que quizás él no me hizo nada (nomás jalonearme y gritarme de cosas) pero que cualquier otro en su lugar, me hubiera golpeado. Creo que ganas no le faltaron, y hubiera estado bueno para haberlo metido al bote. Woah! Tan tontote no está verdad? Jaja.

Total, yo lo que menos quería era que molestara a mis papás a esa hora de la madrugada. Que no estuviera mamando, ¿ceder a las mecadas de un idiota? Por favor. No se iba, y seguía de idiota, hasta grabé su voz y todas las estupideces que decía jaja, quizás, si me da la gana, luego publique eso aquí. De hecho ahí tengo mucho material para subir aquí porque dijo algo así de "mi pene mide 13 cm sin erección, es normal" JAJAJAJAJA Pinche bato "poderoso" no? Entonces me hartó, y le llamé a un amigo policía para que se lo llevaran. En ese preciso instante llega mi hermano y Carlo insiste en hablar con él. Le digo que simón y Carlo le cuenta toda la historia, donde además agregó: "yo nunca he intentado nada con Brenda" a lo que solté una gran carcajada y le dije: "no te apures, nomás una vez". Y ya, mi hermano lo escuchó pacientemente y le dice: "pues ya no salgas con Saris y listo". Asunto arreglado. En eso llegó la policía, y se lo iban a llevar cuando a mi hermano le dio lástima y dijo que nada más estábamos platicando. "Pobre pendejo" me dijo.

En eso Carlo descubrió que perdió la cartera. JAJAJAJAJAJA!!! Y con ella sus preciados 120 pesos por los que tanto pasó esa noche. Quedó según él muy satisfecho con el reclamo que le había hecho a mi hermano, quien muy "discretamente" lo tiró a lion y al Carlo no le quedó más que irse en su carro pateado, con ardor en la cara, en el estómago y en la cola.

Ustedes creerán que ahí acaba no? Pero NO! Yo les dije que era un aracle de ocho horas (o más) y obvio continúa. En ese momento eran como las 4.30 am

Total que a la mañana siguiente, a eso de las 8.30, se presenta en mi casa y logra su objetivo de hablar con mi madre. Al principio ella sintió lástima por él y hasta le regaló unas gotas para los ojos, pero luego la empezó a sacar de quicio porque, en pocas palabras, le quiso dar un consejo de "adulto" sobre el uso que yo le daba al espray de pimienta y el peligro en el que me ponían. A mi mamá le cayó mal, pero como es muy educada, le dijo: "nosotros hemos educado a Brenda para que se defienda cuando lo crea necesario, no por nada su papá le compró ese espray, y pues ya, ella no se vuelve a juntar con usted".

El goey agarró la onda y se fue... Y nuevamente le dije: "te tienes que lavar con agua donde te cayó el espray".

jojojo.

Y pues ya, llega mi papá y me pregunta cómo estuvo el rollo, mi mamá le contó todo y al principio como que se puso paranoico y se molestó por que me dijo: "¿qué clase de amigos son esos? Nos hubiera hablado a nosotros para que fuéramos por usted, qué anda haciendo con ese loco" y así... Pero ya al rato todo fue pura burla y nos reímos como por tres días de ese asunto.



Y ahí está el aracle de Carlo Bambi, que si hubiera sido grabado con una cámara de celular en el estacionamiento hubiera sido un personaje bizarro de esos de YouTube... Por su aracle de 10 horas, perdón, no ocho.

Y ya tengo sueño, así que voy a dormir un rato. Saludos!

6 comentarios:

Mars McCoy dijo...

Mi pasatiempo es reírme de pendejos.
Días tras días tras días tras días...

Enrique dijo...

No mames eso es cierto? ¿con qué gente te juntas? ahh y por cierto, eso de repegarse y mamadas así es un madréame, un guey que realmente se quiere pelear, ni de pedo va a dejar que te le acerques, al menos yo no dejaría, al rato nos vamos juntos y veremos que zotaco nos topamos, yo tengo amigos aracles, pero no han llegado a tanto, no con mujeres.

Gatiio dijo...

happy b-day, chik'n!

Shadow Fierromax dijo...

Que paciencia le tuviste tú y todo tu clan al chavo ese del pene chiquito...
jaja... y se salvó dos veces de la policía jaja....no mames. que pinches aventuras más chingonas.

te estás convirtiéndo rápidamente en mi blogger favorita...FELICITACIONES! sigue así y llegaras muy lejos :P en la vida.

magnolia dijo...

zaz, nice

chopan dijo...

jajaja que pedoo!!
tu blog me despertó hoy en la biblioteca despues de un gran aburrimiento, jaja hasta me solte riendo y la gente de al rededor me vio raro!

saludos pollito!